Cómo limpiar una moto: trucos sencillos

27/04/2020

Cómo limpiar una moto: trucos sencillos

En nuestra opinión, existen dos maneras de limpiar una moto: podemos simplemente quitarle el polvo,  o dedicar un buen rato disfrutando de limpiar la moto hasta el final. Son dos tipos de limpieza completamente distintos y hoy os vamos a hablar de ello.

Quitarle el polvo

Para darle un repaso a nuestra moto y dejarla visible, tenemos que tener en cuenta con qué tipo de productos de limpieza lo vamos a hacer. Prohibido utilizar trapos duros o una limpieza en seco, pues esto no haría más que dejar marcas en la pintura y rayar la pantalla -en caso de que la llevéis-. Con lo cual, la mejor manera de repasar la moto es con algún tipo de cepillo de los que venden en gasolineras o centros de distribución de recambio de automóviles, como Krafft. Esta especie de cepillos actúan con un producto que absorbe el polvo, no rayan y te permiten hacer una limpieza general de la moto.

Limpieza a fondo de tu moto

Ahora supongamos que eres de los que se levanta un domingo por la mañana con ganas de pasar un buen rato limpiando su moto a fondo. En este caso, vamos a encarar una limpieza mucho más profunda, en la que limpiar, cuidar y proteger bien nuestra moto nos llevará más tiempo; y esto, sin duda, es de vez en cuando lo más necesario.

Busca un buen lugar

Es importante disponer de un sitio amplio donde podamos dejar nuestra moto como a nosotros nos gusta, pero si no disponemos de este lugar, también puede servirnos un lugar destinado a ello como son los auto-lavados de coches.

Usa productos adecuados

Os recomendamos que primero limpiéis la moto con esponja y un jabón neutro o en un túnel de lavado con la pistola de agua; en este último caso tened en cuenta que no debéis acercar la pistola a menos de 30 o 40 cm, pues la presión a la que sale el agua es altísima y puede dañar adhesivos o piezas de la carrocería, por eso es mejor hacer pasadas a partir de la distancia que os mencionamos y sin estar demasiado tiempo apuntando a un mismo lugar. Tendremos especial cuidado también con los relojes, mandos de la moto y cerraduras, pues, aunque están protegidos, podría entrarles agua y debemos evitar que se inunden.

Una vez hayamos terminado, debemos secarla, y para ello utilizaremos bayetas de microfibra para que no dañen la pintura y absorban bien el agua dejando la moto bastante seca. Este repaso de nuestra moto nos irá dando pistas de dónde están los rincones con mayor suciedad y dónde se estanca el agua para poder absorberla: para eliminar este agua acumulada, podemos hacer uso de una pistola de aire a presión, o bien, una vez seca, poner la moto en marcha durante unos minutos para que el calor del motor evapore el agua restante.

Una vez lavada y seca, si realmente queremos dejarla perfecta tendremos que tener algún tipo de producto de limpieza adecuado para cada clase de material, en este caso tendremos otras bayetas limpias y secas para seguir con la limpieza de la moto.

Cómo limpiar pantalla, faros y asiento

Unos de los aspectos muy importante sobre cómo limpiar una moto es la parte de la pantalla, faros y asiento. Para los plásticos de carenado, pantallas y faros hay productos específicos que cuidan y dan brillo, incluso salvan pequeños arañazos que podamos tener causados por fricción de los pantalones, roce del llavero, etc.

Para la limpieza de los asientos, simplemente con secarlos bien servirá. Existen productos específicos, pero estos dejan los asientos un poco deslizantes… ¡y no conviene que bailemos encima de la moto!

Cómo limpiar las ruedas

Y por fin llegamos al chasis basculante y las ruedas. Llegados a este punto, solemos encontrarnos con la grasa de cadena que se adhiere a la llanta trasera y que, pese a estar un rato frotando y frotando, sigue dejando esa capa que no hay manera de quitar. En este caso, y para ahorrarnos cualquier esfuerzo inútil, os recomendamos que uséis cualquier producto que tengáis en casa para limpiar muebles de madera. Bastará con rociar la llanta y pasarle un trapo seco, de manera que la grasa se quedará en el trapo protegiendo incluso la pintura de la llanta y le aportará brillo.

No olvidéis que, una vez finalizada la limpieza de nuestra moto, no está de más lubricar ejes de manetas, pasador, caballete, pasadores de las estriberas delanteras y traseras, e incluso rociar ligeramente las cerraduras de contacto, cerraduras de asiento, mandos de luces y pulsador de arranque. De esta manera, eliminaremos la poca humedad que se haya alojado en las piñas.

Para finalizar la puesta a punto, ahora que ya tenemos claro cómo limpiar la moto, también podemos aprovechar para comprobar presión de neumáticos y estado en el que se encuentra la cadena.

Seguro que cuando acabéis de limpiar vuestra moto, la miraréis muchísimas veces para comprobar que está perfecta y, cuando salgáis a la calle, en el primer semáforo en el que paréis, buscaréis alguna cristalera para ver cómo os queda.

Si quieres conocer más consejos sobre cómo limpiar una moto o cualquier recomendación sobre el mantenimiento de estos increíbles vehículos que tanto nos hacen disfrutar, no pierda de vista nuestro blog, donde encontrarás las mejores noticias sobre el mundo de las motocicletas y los ciclomotores.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier consulta que te surja sobre tu moto, en Yamaha Valencia Saica estaremos encantados de ayudarte.